NOTAS

NEUROCIENCIAS E IDENTIDAD

Dejar de ser una misma y retornar a serlo: un camino de las neurociencias a la vivencia personal: cuando se dañan los lóbulos frontales, lo que cambia es la personalidad......

NEUROCIENCIAS E IDENTIDAD

 

Somos básicamente “SERES EMOCIONALES”, lo vivencial, lo analógico, el cuerpo, las emociones, son la verdad, superan cualquier barrera defensiva. El lenguaje es más preciso en cuanto a información, pero si no va acompañado de las emociones, no parece “auténtico”. Sentir-pensar-actuar: en coherencia, ser auténticos y empáticos nos hace tener comunicación clara con el otro y con nosotros mismos.

Voy a encarar el tema de la identidad desde una base neurocientífica. Los lóbulos frontales se encuentran implicados en las funciones cognitivas más complejas y evolucionadas del ser humano.

Al respecto, dice el Dr. Facundo Manes en su libro “Usar el Cerebro”: “Si alguna parte del cerebro tiene que ver mayormente con nuestra identidad, con lo que nos distingue de las demás criaturas vivientes y, al mismo tiempo, nos hace a cada uno de nosotros diferentes, ésa área es el lóbulo frontal. Si otras partes del cerebro se dañan, por ejemplo, puede haber debilidad motora de un miembro, dificultarse la percepción o perderse ciertos aspectos del lenguaje o ciertas memorias, mientras que la esencia del individuo permanecería intacta. CUANDO SE DAÑAN LOS LÓBULOS FRONTALES, LO QUE CAMBIA ES LA PERSONALIDAD.

El lóbulo frontal ocupa toda la región anterior del cráneo. Esta región cerebral que termina de madurar entre la segunda y tercera década de la vida, resulta crítica para la recuperación de la información almacenada en otras regiones del cerebro y la facilitación, de esta manera, de diferentes funciones intelectuales……….Qué es la imaginación sino la capacidad de articular imágenes viejas para componer secuencias nuevas? Y qué es la planificación sino la capacidad de crear virtualmente, es decir, en nuestro cerebro, un futuro posible que nunca ha existido en el pasado? Cómo se logra una solución imaginativa para un problema inesperado sino es a través de la capacidad de adaptarse a la imprevista situación a partir de un orden novedoso de los elementos conocidos?.............El lóbulo frontal juega un rol central en el establecimientos de objetivos y en la creación de planes de acción necesarios para obtener esas metas. Estos procesos que coordinan capacidades cognitivas, emocionales y la regulación de respuestas conductuales frente a diversas demandas ambientales se denominan “funciones ejecutivas”. Esta habilidades pueden dividirse en dos: por un lado, las llamadas “metacognitivas”, que incluyen la resolución de problemas, el pensamiento abstracto, la memoria de trabajo, la planificación, estrategia e implementación de acciones; por otro lado, las emocionales o motivacionales, responsables de coordinar la cognición y la emoción, es decir, de encontrar estrategias socialmente aceptables para los impulsos………..”

 

Dice la Dra. Esperanza Bauseta Herreras, de la Universidad Autónoma de San Luis, Potosí, Méjico, que: “además se deben añadir otras alteraciones psicopatológicas: trastornos afectivos, de carácter y motivación, depresión, manía y labilidad emocional, cambios de personalidad (irritabilidad, apatía e impulsividad), trastornos de las emociones y notables alteraciones de la conducta (apatía, desinhibición). Se acompaña en ocasiones con reducida conciencia de los déficits.


Existen de acuerdo al lugar donde están localizadas las lesiones en las diferentes regiones de la corteza prefrontal. Fuster (Argentina, Instituto de Neurociencias, neurocirugía de la Fundación Favaloro, 1997), conceptualizó tres síntomas prefrontales asociados a tres zonas específicas: la región dorsolateral interviene en la conducta ejecutiva, la orbitofrontal, en la conducta social y la media, con la motivación.

Entre éstos tres, describiré, por motivos personales, el “Sindrome Prefrontal Medial”. Dice el artículo científico citado: “Es el síndrome menos consistente y el menos definido. Sin embargo, las lesiones que incluyen la circunvolución cingualada, están asociadas con deficiencia de la atención y perturbación de la movilidad. En particular, las lesiones del área motora suplementaria están asociadas con deterioro en la iniciación y ejecución del movimiento de las extremidades y del habla, mientras que las lesiones de los campos visuales frontales, están asociados con trastornos en la fijación voluntaria de la mirada. La apatía es un problema que también se observa después de lesiones de la corteza prefrontal medial. Las lesiones de la circunvolución cingulada anterior resultan en hipocinesa o, con lesiones grandes en acinesia total. La característica fundamental de éste síndrome es la alteración de la motivación y de la apatía.”

VER SINDROME FRONTAL MEDIAL EN GOOGLE. VIDEO Y VIDEOCONFERENCIA DE FACUNDO MANES.

 

 

QUÉ ES UN MENINGIOMA FRONTAL?

El lóbulo frontal es el responsable de los movimientos voluntarios del cuerpo. Tiene gran importancia en aspectos relacionados con la memoria, la capacidad de razonar, la concentración, la capacidad de tomar decisiones. Es el área que nos ayuda a trazar metas, establecer objetivos, proyectar y determinar las prioridades. Sus funciones también determinan nuestro temperamento así como nuestra personalidad.

Un MENINGIOMA es un tumor generalmente benigno y es conocido como uno de los más comunes en el sistema nervioso central, ya que se presenta a través del tejido aracnoideo de las meninges, y eventualmente se adhiere a la duramadre que es la meninge exterior encargada de proteger al sistema nervioso central. Dentro de sus características se destaca de ser de crecimiento lento y se puede presentar en diversas partes del cerebro.

En mi caso, de localización frontal medial, los síntomas dominantes eran la lentificación en la marcha, hasta llegar a la marcha a pequeños pasos, inestabilidad, trastornos del habla, afectación de la motricidad fina, trastornos en la personalidad como abulia, apatía, somnoliencia, olvidos.

Lo que hace un meningioma benigno es empujar el tejido nervioso por debajo de él, generalmente sin invadir y sin interferir. Su evolución es muy lenta, en mi caso se calcula entre 6/7 años.

 

 

LA EXPERIENCIA VIVENCIAL

Lo leí después de mi experiencia y me sentí identificada. No era yo y tenía una base orgánica.

Un largo camino hasta llegar al diagnóstico de meningioma orbitofrontal benigno     

Como el presente escrito tiene la característica de ser científico-vivencial, voy a relatar brevemente mi experiencia, porque fue un largo camino de cambios en mi persona, físicos y psíquicos, con diversos diagnósticos errados por tres años, (mediados de 2012), desde que se hicieron visibles los primeros síntomas hasta que se fueron progresivamente agudizando y llegué, gracias a la Resonancia Magnética de Cerebro, a Neurociencias de la Fundación Favaloro y a su equipo de Neurocirugía, al diagnóstico de “meningioma orbitofrontal”, benigno, de aproximadamente 6cm. de largo, con importante edema que hacía efecto de masa y, por lo tanto, arrastró, comprimió mi cerebro hacia el lado izquierdo. Tienen la característica de ir creciendo lentamente, en mi caso, se calculó que tenía 6-7 años de antigüedad.

Los síntomas

Los síntomas se van haciendo visibles de manera paulatina, lo sorprendente, en mi caso, fue el excesivo edema cerebral, pero sin cefaleas ni convulsiones. Presentaba dificultades progresivamente más importantes en la marcha: de lenta fue haciéndose paso a paso hasta llegar a la completa ausencia: no caminé en las últimas semanas anteriores a la intervención quirúrgica (20/5/15, Fundación Favaloro, ant. citado). Movimientos robóticos, en bloque, inestabilidad, ocasionales pérdidas de control de esfínteres o micción urgente, somnolencia, aumento de peso, distracción, (menos en áreas ligadas a mi profesión: creo que la larga experiencia clínica, la buena formación de post grado y mis características humanas y empáticas de vincularme con mis pacientes, el amor a mi profesión, me ayudaron a seguir adelante, hasta casi la antesala de la operación.)

Apatía, abulia, ausencia de proyectos, habla lenta, aumento del sedentarismo por las dificultades en la marcha y últimamente, dificultades en la motricidad fina, con distorsiones de la letra y lentitud mayor, en resumen, lentificada totalmente, más gorda y triste. Definitivamente no “era Yo”, era “mi opuesto total”, quizá agregaría que una disminuida conciencia de los déficits, de mi parte y de mi entorno afectivo.

Volver a ser una misma. La resiliencia

Soy una persona y, por lo tanto, una terapeuta: activa, inquieta y siempre llena de proyectos, intereses, creativa, de acción y, delgada, quizá demasiado comprometida con mis afectos y mi trabajo. Hice mucho y seguiré en ese camino, porque “soy así”: haciendo, proyectando, creando, resolviendo y moviéndome, desde pequeña, rápida en la marcha, en el baile, conectada a la vida.

La conexión fuerte a la vida, mis afectos, mi resiliencia, de la cual soy ahora más consciente que nunca, el sentirme tan querida y valorizada, es, entre tantas cosas, la “ganancia” de la crisis, también hay “pérdidas”: reorganización doméstica, familiar y laboral, con mayor lucidez, porque en las crisis se aprende y se crece.

El 7/6/15, a 18 días de operada, tenía que practicar escritura para recuperar mi motricidad fina, la velocidad habitual de mi habla, mi personalidad, y con un poco de fuerza y voluntad, la marcha la fui recuperando totalmente. Es increíble nuestro cerebro!!.

Escribir sobre algo que me motive, lo llamé “Volviendo a ser Yo misma”:

“De toda esta experiencia de mi operación, de éste tocar fondo, solo puedo decir ahora, que me deja una experiencia positiva, profundamente emotiva.

En la Fundación Favaloro los neurocirujanos (fueron 4), hicieron un buen trabajo, extrajeron todo el tumor benigno y mi recuperación en terapia intensiva y en piso fue tan buena, me resuenan las palabras de dos de mis incondicionales amigas: forza tana!!!!, Sos una leona!!!!. A los cuatro días estaba en casa, con prótesis y tornillos incluidos. Allí a los dos días comencé a caminar con flexibilidad, aún falta un poco más de fuerza, por ejemplo, para subir escaleras, pero no soy un robot. Se va obteniendo un logro diario: ahora, recuperar mi letra.

Lo más importante es que inmediatamente volví a ser yo misma: alegre, con toda la fuerza, conectada con mi casa, atenta y con mucha voluntad y proyectos. De a poco, la inflamación cerebral va cediendo y cuando deje los corticoides me iré deshinchando y luego, a recuperar mi cuerpo.

Tengo mi pelo y hoy me sacaron los puntos. Tengo proyectos, entre ellos, poner el consultorio en casa, son 37 años de profesión a full!!. Ganas de vivir en paz y con el amor de mi familia, mis amigos y mis pacientes. Lo que me quieren!! Eso me conmueve y emociona.

Como dice Silvio, éste Rabo de nube fue un barredor de tristezas, un aguacero en venganza (la operación) y cuando escampe aparezca nuestra esperanza.

Aquí estamos, la esperanza, la alegría, la felicidad de haber recuperado mi identidad y GRACIAS A LA VIDA, QUE ME HA DADO TANTO .

Rabo de nube- Silvio Rodriguez

 

Si me dijeran: pide un deseo                                                      

Preferiría un rabo de nube

Un torbellino en el suelo

Y una granida que sube.

Un barredor de tristezas,

Y un aguacero en venganza

Que cuando escampe,

Aparezca nuestra esperanza.

Si me dijeran: pide un deseo

Preferiría un rabo de nube

Que se llevara lo feo

Y nos dejara el querube

Un barredor de tristezas

Un aguacero en venganza

Que cuando escampe

Aparezca nuestra esperanza.

                                                               Lic. Lina Cappuccio

                                                        31/5/2016, a un año de mi resurgir.

                                                  

 

 

 

 

 

 

 

 

V


< VOLVER A NOTAS