NOTAS

LOS DESÓRDENES DE ANSIEDAD CON O SIN ATAQUE DE PÁNICO

Los problemas de ansiedad son los desórdenes psicopatológicos más comunes en las sociedades modernas. Las Neurociencias son un nuevo cuerpo de conocimientos que ha aportado mucho en el estudio de estas patologías psicológicas que tanto invalidan a las personas que las padecen. La Psicoterapia Sistémica ofrece un protocolo de tratamiento específico para estos trastornos.

LOS DESÓRDENES DE ANSIEDAD CON O SIN ATAQUE DE PÁNICO

En algunas problemáticas, como en el caso de LOS DESÓRDENES DE ANSIEDAD CON O SIN ATAQUE DE PÁNICO, LA TERAPIA INDIVIDUAL ES LO MÁS RECOMENDABLE.

 

…..”Pero siempre esa recordación terminaba con un terror por lo desconocido. Siempre su pensamiento, después de vagar por los oscuros rincones de la casa, se encontraba frente a frente con el miedo. Entonces empezaba la lucha. La verdadera lucha contra tres enemigos inconmovibles. No podría - no, no podría jamás – sacudir el miedo de su cabeza. Tenía que soportarlo apretado a su garganta….”

….”Trato de reaccionar y no pudo. El miedo la había absorbido totalmente y continuaba allí, fijo, tenaz, casi corpóreo; como si fuera una persona invisible que se había propuesto no salir de su habitación. Y lo que más la intranquilizaba era que ese miedo no tuviera justificación alguna, que fuera un miedo único, sin razón: un miedo porque sí….”

 

                                                                             Gabriel García Márquez

                                                                           “Eva está dentro de su gato” (1948) (2)

 

Los problemas de ansiedad son los desórdenes psicopatológicos más comunes en las sociedades modernas. Las Neurociencias son un nuevo cuerpo de conocimientos que ha aportado mucho en el estudio de estas patologías psicológicas que tanto invalidan a las personas que las padecen. La Psicoterapia Sistémica ofrece un protocolo de tratamiento específico para estos trastornos. (3)

Se trata de una serie de estrategias terapéuticas planificadas que llevan a la solución de los problemas. Sin embargo, de acuerdo a las premisas del enfoque Sistémico, siempre se trata de una programación que adapte las estrategias a las diferentes particularidades de cada persona y de su contexto interpersonal.

El miedo es un estado emocional paralizante, solamente se ve el peligro que hace que el mundo se detenga. Las emociones son básicas para nuestra existencia y sin ellas el mundo sería en blanco, gris y negro, ellas le dan color a nuestras vidas, sentido a nuestra existencia. El miedo es una emoción básica en el ser humano y en todos los mamíferos ya que permite la detección de los peligros como la presencia de depredadores, un terremoto, un ladrón, etc.

Según las neurociencias, la detección eficiente de estímulos relacionados con nuestra supervivencia es algo que se fue desarrollando durante millones de años y que no se modificó demasiado. Lo que hace diferente al ser humano de las otras especies es la forma en que procesamos las emociones, ya que tenemos el lóbulo frontal que interviene en la coordinación de las capacidades cognitivas, la resolución de problemas, el pensamiento abstracto, la memoria de trabajo, la planificación, la estrategia e implementación de acciones y las habilidades emocionales o motivacionales, responsables de coordinar la cognición y la emoción, es decir, de inhibir ciertos instintos básicos para no actuar en forma impulsiva. (4)

 

 

(2)Gabriel García Márquez, “Ojos de Perro Azul”, pag 47-65. Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 1974.

(3) Giorgio Nardone, Paul Whatzlawick “El Arte del Cambio”, ed Herder, Barcelona, España, 1992.

(4) Facundo Manes, “Usar el Cerebro”, Miopía del Futuro, pag 234-238, Grupo Editorial Planeta, Bs. As., Argentina, 2014.

 

 

DIFERENCIAS ENTRE EL MIEDO Y LA ANSIEDAD

 

El miedo es inminente, no permite postergación, por ello es más fuerte que otras emociones, se impone y se reacciona a él. Nuestro organismo produce una serie de cambios como taquicardia, sudoración, sensaciones de ahogo, vértigo, mareos, náuseas, etc y la respuesta es la huida o la defensa.

La amígdala es un pequeño grupo de neuronas situado en los lóbulos temporales de nuestro cerebro. Desempeña un papel crucial en la detección y expresión de ciertas emociones, pero en particular del miedo. Ante un estímulo amenazante, se activa la amígdala, que actúa como una central de alarma en nuestro cerebro, involucrando a nuestro organismo y produciendo la huida o la defensa.

Dice el Dr. Facundo Manes (5) que los seres humanos contamos con un sistema más elaborado para protegernos: LA ANSIEDAD.

El MIEDO es detectar y responder al peligro, común en todas las especies. La ansiedad es un estado emocional negativo en el que la amenaza no está presente, pero es anticipada, depende de las habilidades cognitivas antes mencionadas, que han sido desarrolladas únicamente por el ser humano ya que podemos repasar el pasado y proyectar el futuro. Podemos adelantarnos al peligro y prevenirlo antes de que sea tarde, prepararse para el peligro.

Pero en determinadas personalidades, se experimenta ansiedad frente a eventos no peligrosos, son situaciones imaginarias, como que se prende un semáforo rojo, una alarma, sin un objeto real. El miedo es una emoción que se experimenta frente a lo real, por ejemplo, un arma que nos amenaza. La ansiedad es la anticipación a un peligro imaginario que despierta una serie de sensaciones corporales, y es repentino, sin anticipación y en general con una vivencia de angustia, que se caracteriza por opresión en el pecho y la idea de muerte, intenso pánico y paralización con una evaluación exagerada de los riesgos del medio ambiente. Por eso es una enfermedad de la época, de sociedades inseguras, caracterizadas por la incertidumbre, la velocidad, el exceso de información, muchas veces amarillista.

El uso del miedo como forma de dominación: ya sea en los sistemas familiares a interacción violenta, complementarios rígidos, es decir, aquellos sistemas en los cuales uno de los miembros ocupa una posición superior, decidiendo todas las reglas y la otra parte ocupa la posición inferior, de sumisión, como en el caso de los sistemas sociales autoritarios, el miedo es un instrumento de poder, un poderoso instrumento de coerción, del cual tenemos y lamentablemente seguiremos teniendo, ejemplos en nuestra historia.

En la práctica clínica han aumentado las consultas por trastornos de ansiedad y en especial, por trastornos de ansiedad fóbica.

 

LOS TRASTORNOS DE ANSIEDAD FÓBICA: La ansiedad, con una mezcla de angustia y depresión, se la denomina fóbica, cuando se pone en marcha en situaciones bien definidas o frente a objetos externos al individuo, que no son en sí mismos generalmente peligrosos. En consecuencia, éstos se evitan de un modo específico o son afrontados con temor. La ansiedad fóbica no se diferencia de otro tipo de ansiedad y su gravedad puede variar desde una ligera intranquilidad hasta el terror pánico. Los ATAQUES DE PÁNICO SON TRASTORNOS DE ANSIEDAD FÓBICA.

LA AGORAFOBIA es el temor a salir a la calle, a los espacios cerrados como ascensores, aviones, colectivos, trenes, a los lugares públicos donde hay multitudes, con temor a descomponerse y estar solo, a no poder controlar la situación, la vivencia de la falta de una salida inmediata es uno de los rasgos claves de la agorafobia. Es necesario tratarla psicológicamente porque de lo contrario tiende a hacerse crónica. Puede ser: CON O SIN ATAQUE DE PÁNICO.

Existen otros trastornos de ansiedad pero no es el objetivo del presente trabajo.

 


< VOLVER A NOTAS