NOTAS

EL PROCESO TERAPÉUTICO GRUPAL: LA PRIMERA SESIÓN

Este grupo comenzó un 6 de mayo de 2016, convenimos en reunirnos por espacio de dos horas, en mi consultorio, ambientado para el trabajo grupal de acuerdo a mi modelo: una base epistemológica que es la teoría de los sistemas y comunicación, los aportes de los grupos operativos , los estudios de género, que lo atraviesan todo, las técnicas psicodramáticas y lúdicas, indispensables: la música, la poesía, las reflexiones, el juego….la “creatividad”.

EL PROCESO TERAPÉUTICO GRUPAL: LA PRIMERA SESIÓN

La primera sesión: el reconocimiento del espacio: libre, con almohadones en el piso, sin zapatos, el encuadre psicodramático con el espacio de lo real y lo imaginario, juego de luces, de sonidos, una notebook, un reproductor de C.D., y el caldeamiento. Se trata de ir caminando y reconociendo el lugar, sus colores, sus texturas, sus luces, detenerse, sentir. El soliloquio: expreso con una o pocas palabras “que siento”.

En ese espacio está “EL OTRO, LOS OTROS”, el saludo con distintas partes del cuerpo, ir abriendo otras posibilidades, otras alternativas, ir creando otras formas de encontrarse con las miradas, con el cuerpo en movimiento, mientras escuchamos “te vi….yo no buscaba a nadie y TE VI”.

Luego, sentados en los almohadones, cada uno se va presentando. Voy a cambiar los nombres de los integrantes porque se debe preservar la intimidad, el secreto profesional.

Irma, Susana, Martín, Fernanda, Gastón: se van presentando, cuentan sobre cada uno.

 Irma y su crisis de la edad media de la vida: la viudez, los hijos que crecen, la jubilación no planificada: conflictos con su jefa y una decisión apresurada de jubilarse como enfermera: licenciada, docente, psicóloga social, cursos de terapia sistémica……el atravesamiento del “género”: tener que “hacer cosas de varones”, habla de su ex marido muerto en presente….y qué pasa con ese duelo? , pregunto. Muchos duelos: dos muertes, la profesión, los hijos que se van……y ahora qué?

Susana y su música, docente de música, compositora, cargos importantes en instituciones de su área, realizó los talleres completos de juego y creatividad, música, coordinó talleres de creatividad, una artista sencilla en su forma, anda por la edad media, igual que Irma, también con tres hijos grandes, que se fueron, dos al extranjero, separada, desde hace ocho años en pareja no conviviente. Dice no tener ahora, pero haber tenido problemas de género. Momento de cambio laboral: renuncia a la dirección del Conservatorio y toma cargo en la Universidad, donde hizo la licenciatura. Dice que “el tema género” es “candente” en los alumnos, la violencia de género en ambos sexos, antes se invisibilizaba la violencia hacia la mujer, ahora hacia el varón, pero como de eso no hablan los medios, “no existe”. Dice: “vine para enriquecerme”.

Gastón de 30 años, trabaja desde hace poco por cuenta propia, se separó hace poco del negocio de su padre, dice que se “está descongelando”, realiza también desde hace dos años aproximadamente, terapia individual conmigo. Soltero, 30 años. Plantea que está en el grupo “para ver con otros ojos, replantearme, no tener la respuesta justa……por algo estoy acá”.

Irma plantea al grupo cuál es el límite entre “ser violento” y hacerte creer que “eso es violencia, porque ahora todo es violento, las discusiones cotidianas, la convivencia……” Defino qué es violencia y la diferencio de la agresión como defensa de lo propio.

Los temas del grupo giran alrededor de lo invisible, lo naturalizado, los estereotipos de género, el cuestionarlos, el replantearse, el revisar. El grupo suele ser un espacio privilegiado para cuestionar los estereotipos de toda clase, un espacio de la aceptación del otro como diferente, de no juzgar, de no culpar, por lo tanto, de establecer relaciones sanas, que curan. Mucho depende de la coordinación grupal, del establecimiento de esas reglas claras, de ser una terapeuta facilitadora del crecimiento y el despliegue de las potencialidades de sus integrantes, conduciendo el buque hacia buen puerto.

Susana habla de cuando aprendió a defender lo propio, Gastón del sometimiento de su madre, de su padre abusador, los mandatos de su abuela materna: “cómo no vas a atender a tu marido!!”, un marido y un padre descalificador y abandónico, una madre obediente “hacer como si no hubiese pasado nada”, “de esto no se habla”: lo omitido, lo oculto, lo interdicto de ser visto. La expectativa “del cambio” en su madre en relación a su marido: el hijo como unión de la pareja. Consenso grupal: un hijo no une ¡!!. Cómo ésta educación lo afecta a Gastón, cuántos de éstos estereotipos están dentro suyo?. “La libertad es lo que uno hace con lo que le han hecho” dice el filósofo J.P. Sartre, y aquí está Gastón para re-plantearse, ver con otros ojos……pero trae su historia fragmentada, los secretos de familia, lo sentido pero omitido, las incertezas, la incertidumbre…..Yo reflexiono, en mi rol de coordinadora, abro al grupo la pregunta: lo que nos es omitido de nuestra historia, de nuestras raíces, cómo afecta nuestra identidad?, aunque no sea intencional, o no lo parezca, no es un acto de violencia hacia el hijo?. Gastón llora, pide permiso para llorar, “los hombres no lloran” dice el estereotipo masculino.

Fernanda tiene 48 años, es psicopedagoga pero no ejerce, trabaja como administrativa, se separó hace 10 años de un marido-padre que califica de inmaduro. Tiene dos hijos de 16 y 12 años, dice estar muy pendiente de ellos, que hace de mamá y papá porque el padre los ve poco. Hace 6 años que está en pareja, no conviviente. Tiene un vínculo dependiente-conflictivo con su madre, dominante y controladora, vínculo del que no ha logrado desentramparse, está muy pendiente de su mirada juzgadora y culpabilizadora. Le teme a los cambios, por eso no ejerció su profesión y se quedó con lo conocido. Espera que en el grupo pueda llegar a dar esos pasos hacia perder el temor a lo nuevo, no depender de la mirada de los otros, lograr ser libre.

Martín es estudiante universitario y empleado, ruptura reciente con la novia, porque volvió a su estructura rígida, que había logrado ir flexibilizando, pero dejó la terapia individual y sucedió lo que le dije: cuando no está afianzado un cambio, las viejas estructuras vuelven, en todo sistema hay una tendencia al cambio y otra al mantenimiento de la homeostasis anterior, que en los sistemas rígidos es dominante. Martín hizo terapia individual conmigo el segundo semestre del 2014, ganó en flexibilidad, pudo separarse de una relación que lo enfermaba, conocer a la actual, en ese momento en que se sentía más libre y feliz, pero dejó terapia antes de romper totalmente esas estructuras, que terminaron por imponerse, perder espontaneidad, disfrute de la vida, perder a su amor porque “él es un aburrido”, no puede expresar sus sentimientos, está dentro de una jaula, lo estereotipado, lo inflexible, el temor al cambio, el deber permanente. No dice que es músico y tiene una banda. Viene a abrirse, a perder miedos, a poner los pies afuera de la conocida baldosa.

Gastón dice que le cuesta identificar lo que está sintiendo, los hombres no lloran, no deben tener sentimientos vulnerables. Martín se identifica: pura racionalidad.

Susana y su “defensa de la libertad”, “quizá por haber estado presa, la soga más difícil de desatar es la que se pone uno”.

Gastón agrega que llorando logró sentirse más relajado e Irma agrega: podré salir, cómo es salir y no saber cómo salir?

Nunca más oportuna, quizá por el valor de la experiencia, ya que llevo años en esta profesión y también años coordinando, escuchando, viendo, estudiando, experimentando, creando grupos, sobre todo, disfrutando del fenómeno de lo grupal…..entonces, oportunamente preparé para ésta primera reunión grupal, la canción “detrás del vidrio”, que se está escuchando ahora, en este final de la primera sesión grupal.

 

DETRÁS DEL VIDRIO – VOX DEI 

Las horas se suceden, una tras otra,

Y yo aquí, detrás del vidrio.

Camino y me doy vueltas

Me rio y creo ser feliz.

Pero no me doy cuenta

porque solo pienso que estoy solo.

Ya no llueve,

 las gotas que resbalan sobre el vidrio,

se detienen para verme y contarme

que afuera hoy es setiembre

y a pasto mojado se huele

y que los colores están todos

y en cada una de las cosas,

pero no me doy cuenta

porque sólo pienso que estoy hoy solo,

detrás del vidrio,…….detrás……detrás.

Dos inviernos más ya han pasado

Y el vidrio  aún está empañado.

Quiero ver que hay detrás!

Es preciso intentar, entrar

Y penetrar en la realidad!

Estar en el umbral, no es estar en la vida!

NO……..NO!!

Que es lo que espero para empezar

A vivir el tiempo que el destino da!

Ya no puedo esperar, y es éste el lugar,

 

es ya!, es fugaz! Tengo que atraparlo!!

Yo no puedo esperar al silencio largo!!

NO…….NO!!

Comprender…comprender,

Que solamente una vez, una vez,

he de pasar por aquí….sin volver.

Ese ruido a lluvia me hace temblar

y ahora me doy cuenta que es la libertad

lo que busco en realidad

para hacer y deshacer y dar,

conquistar lo que yo más pueda

y amar y procrear cuando lo quiera,

y más….más!!!

Dos inviernos ya han pasado

Y el vidrio aún está empañado,

qué es lo que espero para empezar?

Ya no puedo esperar más!!

Quiero ver qué hay detrás!!

 

¡¡BIENVENIDOS AL GRUPO!! – LIC. LINA CAPPUCCIO- 6/5/16

PARA VER LO QUE HAY DETRÁS DEL VIDRIO,

INTENTAR ENTRAR, COMPRENDER, ACEPTAR,

ÉSTE ES EL LUGAR PARA NO QUEDARSE EN EL UMBRAL

PARA ESTAR EN LA VIDA Y DARSE CUENTA QUE ES LA LIBERTAD

COMENCEMOS A HACER Y DESHACER, A CREAR, A DAR,

LO QUE MÁS PODAMOS CADA UNA/0 DE NOSOTRAS/OS,

ES HORA DE EMPEZAR A VER QUE HAY DETRÁS!! Y MÁS!!

 

 

 

 

 

 

 


< VOLVER A NOTAS